a mi padre, que murió soñando con un mundo más justo

viernes, 1 de julio de 2011

imperdonable


Unos cantamañanas que van de republicanos e izquierdistas pero que sólo toman decisiones guiados por su ansia de venganza han logrado que la derecha más reaccionaria de España gobierne en Extremadura. Aunque el caciquismo del PSOE era difícil de soportar, tenían la oportunidad de frenarlo, de fiscalizar la política de Vara y someterlo a una fuerte vigilancia que probablemente le habría torturado más que lo que han hecho, echar a los caciques herederos del funesto Ibarra para sustituirlos por la derecha más rancia y recalcitrante de España, esa que se jacta de su pasado, de ese pasado que en Extremadura estuvo jalonado de hambre, sufrimiento, explotación, humillación, clasismo insufrible, analfabetismo, opresión, chulería, más hambre todavía, y más, y más... Y esta gente ha llegado al poder porque unos desaprensivos han manchado los votos verdaderamente de izquierdas y los han utilizado para lo que les ha dado la gana. Ellos sabrán, será la última vez que contarán con el mío, la última vez. El problema es que muchos como yo hemos quedado huérfanos, sin referencias políticas, sin un partido al que votar. Hoy tengo un gran vacío y una gran pena. No se como la superaré, pero lo seguro es que no volveré a votar a esos cantamañanas que han mancillado la bandera que enarbolan. ¡Qué vergüenza y que pena!.

1 comentario:

Manuel dijo...

Ante esto solamente contarte esta historia:

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un descanso.

Se sienta en un banco... al lado hay un señor de más edad y, naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los Legisladores y similares.
El señor le dice al joven:¿Sabe? LOS POLÍTICOS Y DEMÁS, SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE."

Después de un breve lapso, el joven responde:

"No comprendo bien la analogía... ¿Qué significa éso, señor?"
Entonces, el señor le explica:
"Si vas caminando por el campo y ves una tortuga arriba de un poste de alambrado haciendo equilibrio"
¿Qué se te ocurre?
Viendo la cara de incomprensión del joven, continúa con su explicación:
Primero:
No entenderás cómo llegó ahí.
Segundo: No podrás creer que esté ahí.
Tercero: Sabrás que no pudo haber subido solita ahí .
Cuarto: Estarás seguro que no debería estar ahí.
Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté ahí.
"Entonces lo único sensato sería ayudarla a bajar"

Ahora nos toca bajar todas las tortugas que hay, juntos podremos.